miércoles, 14 de diciembre de 2016

Por tu partida Fidel...

Aquí os dejamos una reflexión en verso del compañero Ernesto Leiva sobre la muerte de Fidel

Por tu partida Fidel

Como un temblor de hojas
en este otoño casi invierno
¡vibrante y sola!
se nos agita el alma
por tu partida hacia lo eterno

Son tres los días y las noches
en que este cielo
derrama sus lagrimas
de lluviosas bendiciones

Parecía increíble esta verdad:
el olmo viejo con sus largas raíces
en las profundidades de la historia
a los mares de los cielos zarpará

Será fuego su tronco que alumbrará
las almas de los pobres
de la caverna su oscuridad

No podrán las plagas mediáticas
sus semillas envenenar
será de verde oliva y esperanza
el júbilo de su primavera al pasar

Huracanes  de odios infundados
hambrientos gigantes
poderosamente disfrazados
¡demasiado ruido!
y sin embargo no te doblegaron

No pudieron con tu pecho
hecho volcán
ni con tus palabras sabias
brillantes de dignidad

Fueron pocos los magos
que convirtieron la praxis
en vigorosa realidad

Aquella paloma no se equivocaba
al mostrar tu divina humanidad.

Porque tú no fuiste tú
siempre contigo la suma fue pueblo:

como el pan al horno
como la arena y el mar
como el niño al juego

Fue por vuestros sueños
que  de repente los ausentes fueron
y cosecharon y recogieron

En la escasez lo poco lo repartieron
imaginaron lo grande en lo pequeño.

La pluma, la escuela y la cultura
la música y esa pequeña diablura

La tierra, la cura y el hogar

Las más quijotescas empresas
a lo largo del mundo
para disparar con la verdad

Y alcanzaron las estrellas
y repartieron vacunas de humanidad
recibieron ternura y abrazos
de millones que siguieron sus pasos

Cuba, magia de aquella Ítaca
donde siempre regresar
agradecidos de tu parnaso
los más nobles revolucionarios.

Ya en el otoño de tus canas
tras el merecido descanso
de tus miles de batallas de Lepanto

reflexionabas a hora de nuestro presente:

la guerra, la especie humana,
la ciencia, el planeta
el hambre y  el medioambiente

Al borde de tu lecho insististe:

no comer la manzana prohibida
del capitalismo  fariseo y genocida
como en los tiempos de Adán

En un mundo de incertezas
la mentira es la verdad


Y todo es banalidad
correr sin brújula ni medida
es la ansiada meta.

La justicia es una careta
los caballos se pudren bajo la veleta

Se nos fue un padre, un profeta
nos queda Cuba, nuestra madre.
Te cuidaremos, nos cuidarás
solo así, hermanos, podremos respirar

Tu ejemplo nuestra firmeza
tristes guerras si no es amor la empresa

Gloria eterna a Fidel dijo el poeta
La historia lo absolverá.

No estarás solo, ellos te esperan.

América, sonriente, despierta,
te acogerá.

Autor:
Ernesto Leiva
Podemos-Lavapies